Es inevitable, el runner pasa estas 5 fases y antes o después tonteará con las carreras de montaña y el trail. ¡Sin miedo! La montaña sorprende, traiciona y te pone a prueba, pero seguir estos consejos la hace menos peligrosa y más apasionante ¿Te atreves? ¡Adelante montañero!

TRATA DE CORRER ACOMPAÑADO: Correr por montaña en compañía es garantía de seguridad, ante cualquier imprevisto tendrás a alguien cerca que pueda socorrerte o pueda pedir ayuda. No sólo ganas en seguridad, correr en compañía lo hace más divertido, te obliga a esforzarte más y puedes aprender la técnica de bajada y de subida de tus compañeros.

CORRE CON MOCHILA DE TRAIL O CON RIÑONERA: Imprescindible. Se convertirá en tu aliada, en una prolongación de tu espalda. Basta que tenga 3 a 10, que sea cómoda, que se ajuste a tu cuerpo y esté especialmente diseñada para correr por montaña. La vas a utilizar durante años, no escatimes. En ella deberás llevar siempre:

- Cortavientos: El tiempo en montaña cambia y puede traicionarte, por eso debes llevar un cortavientos siempre encima. Aunque el entrenamiento por montaña empiece con tiempo caluroso en la base, es posible que en lo alto, haga frío y viento. Te ha costado mucho llegar allí arriba, no es necesario pasarlo mal.

- Comida y agua: Aunque vayas en grupo lleva tu propia agua y algo de comer. Planifica la cantidad de agua y de comida según la duración prevista del entrenamiento, y no te preocupes si llevas un poco de más. Si llevas exceso de peso te pondrá las piernas más fuertes y te vendrá muy bien para tus próximas carreras. Aquí explicamos qué tomarque beber mientras corres. Como norma general lleva 500 mL de agua y alimentos de carga glucémica alta (aprende sobre los hidratos de carbono) como dátiles, higos secos, barritas, un platano, geles (con o sin cafeína).

- Teléfono móvil: Asegúrate de llevarlo cargado, por la montaña hay menos cobertura y la búsqueda constante de cobertura hace que la batería se consuma más rápido. Intenta llevarlo en modo avión para ahorrar batería, mientras corres no lo vas a utilizar, y en caso de necesitarlo lo tendrás cargado.

- Frontal: Los hay muy ligeros. Llevarlo contigo es garantía de seguridad sobre todo en invierno que los días son muy cortos. En caso de que por algún contratiempo se te prolongue la ruta hasta que se ponga el sol tendrás cómo ver el camino de regreso.

- Pequeño botiquín: Bastará con llevar ibuprofeno que te calme el dolor muscular en las tiradas largas o una crema de corticoides para aliviarte si sufres una picadura. Si eres alérgico o asmático, deberías llevar corticoides orales y tus inhaladores.

- Manta térmica: Llévala para no tener que usarla jamás. Si un contratiempo te deja aislado en la montaña, la manta térmica te mantiene caliente.

 
AVISA A ALGUIEN DE CONFIANZA: Lo ideal es entrenar acompañado, pero a veces, si conocemos el circuito y el tiempo acompaña, podemos salimos en solitario. Cuando salgas en solitario avisa de tu salida, del recorrido y de la hora prevista de llegada.
 
CONSULTA LA CLIMATOLOGÍA: Es imperdonable que hoy en día haya accidentes en la montaña por lluvias o por viento racheado que ya estaba avisado por las previsiones meteorológicas. Hay muchas aplicaciones móviles que pueden ayudarte, una de ellas es www.eltiempo.es y si ves que la meteorología no acompaña, sustituye el entrenamiento por otro (entrenamiento cruzado).

CUANDO VAYAS EN SOLITARIO, VE POR RUTAS CONOCIDAS: Grábatelo a fuego, en solitario por rutas conocidas, o al menos bien señalizadas, cuando vayas en grupo atrévete un poco más y explora la montaña para conocer nuevos territorios que te sirvan en tus próximas salidas.

HAZTE CON MATERIAL MONTAÑERO QUE TE DE SEGURIDAD: La montaña es otra dimensión, atrévete a ser montañero y deja tu material de asfalto (indumentaria el runner) para tus entrenamientos por ciudad:

- Zapatillas de trail: Mucho se podría hablar de calzado de trail. Quédate con que el calzado de trail aporta más seguridad porque tiene la suela más taqueada y se agarra mejor al terreno, además en montaña, tus zapatillas de asfalto se deterioran antes porque están menos protegidas contra golpes.

- Mallas: Las mallas de trail son más gruesas y resistentes contra arañazos y golpes y también comprimen más que las de asfalto para retrasar la fatiga muscular.

- Camiseta: Las camisetas de montaña son ceñidas y de material que evacúa mejor el sudor. Mantenerse seco en la montaña es fundamental para no pasar frío si bajan las temperaturas.

- Pañuelo tubular: Es una seña de identidad del corredor de montaña y en muchas ocasiones un auténtico amuleto. Sirve como gorro o como braga de cuello que puedes utilizar si te sorprende una bajada de temperaturas. Cuando entras en calor, puedes ponértelo en la muñeca y usarlo como muñequera que limpia las secreciones nasales.

- Reloj con GPS, altímetro y medición de frecuencia cardíaca: hay infinidad de modelos y marcas, algunos de ellos detallados aquí. En montaña no se habla tanto de distancias, si no de metros de desnivel (entiende las carreras e trail, desniveles y otros valores) el GPS nos permite medirlo todo, además,  el ritmo que llevabas en asfalto no te vale para tus carreras de montaña, el desnivel y el terreno hace que para controlarte te sirvas más de la frecuencia cardíaca para entrenar (planificación t entrenamiento con pulsómetro).

- Amuleto de la suerte: Lleva siempre un amuleto de la suerte, y tiene que ser ligero y pequeño. No vale comprarlo, tiene que ser regalado por alguien que te quiera mucho. Llévalo siempre por montaña, ese amuleto va a ser lo que te proteja de los imprevistos, lo que te de fuerza cuando te fallan las piernas y lo que te devuelva a casa sano y salvo.

¿La montaña es tan peligrosa como parece? ¡Seguro que con estos consejos no tanto! Si tienes algún secreto que contarnos para hacer que la montaña sea más segura, coméntanoslo, lo difundiremos para que disfrutemos del trail con menos riesgos.