La oxidación de las proteínas y el balance nitrogenado

La oxidación de las proteínas y el balance nitrogenado

La proteínas apenas contribuyen en la producción de energía, salvo en situaciones extremas en la cual otros sustratos energéticos (hidratos de carbono y lípidos) se encuentran agotados como en las  carreras de ultrafondo o competiciones tipo triatlón de larga distancia (ironman).

La oxidación y el metabolismo de las proteínas para generar energía

Para generar energía los aminoácidos de las proteínas se convierten en glucosa por medio de la gluconeogénesisis, piruvato o distintos intermediarios del ciclo de Krebs hasta llegar a conseguir ATP.

Para que esto ocurra se produce una desaminación del aminoácido dando lugar a un cetoácido que mediante la glucogénesis se convertira en glucosa interviniendo de varias maneras en la ruta metabólica aeróbica.

 

Un problema derivado de el catabolismo de las proteínas son los productos de desecho que se obtienen. Tras la desaminación de los aminoácidos se genera un grupo amonio (amoniaco o NH3), el cual debe ser expulsado por el organismo ya que resulta tóxico. Por ello, mediante otro proceso metabólico llamado ciclo de la urea el amoniaco se transforma en urea y ésta se elimina por la orina. La urea es un producto final del metabolismo proteico. El ciclo de la urea se realiza única y exclusivamente en el hígado.

Las mediciones de urea en orina como biomarcador en el control del entrenamiento, se ha utilizado para conocer la magnitud del catabolismo proteico y como un indicador de la adaptación, asimilación y recuperación del deportista a las cargas de entrenamiento impuestas.

 

Balance nitrogenado

El nitrógeno es un elemento común en todos los aminoácidos que conforman las proteínas. Nuestro organismo pierde diariamente una determinada cantidad de proteína en forma de nitrógeno proteico mediante la descamación de la piel, heces, sudor y fundamentalmente en la orina.

El balance nitrogenado es la comparación del nitrógeno proteico ingerido y perdido.

Un balance nitrogenado positivo (se pierde menos nitrógeno que el que se consume) indica un estado anabólico del cuerpo que es sinónimo de crecimiento muscular y recuperación adecuado del tejido muscular tras las práctica deportiva.

Un balance nitrogenado negativo (se pierde más nitrógeno que el que se consume) indica un estado catabólico y la destrucción del tejido muscular consecuente a su utilización como combustible energético.

 

Fuentes consultadas:

Fisiología del ejercicio de J. López Chicharro y A. Fernández Vaquero

Manual de nutrición deportiva de Manuel Arasa Gil

Fundamentos de fisiología de la actividad física y el deporte de Alex Merí


Banner 300x250 Women