¿Cómo prepararse para empezar a practicar running?

¿Cómo prepararse para empezar a practicar running?

El deporte es uno de los métodos más eficaces para cuidarnos, tanto por fuera como por dentro. En el caso del running, las facilidades que presenta son tantas que cada vez está ganando más adeptos. Basta con ponerse el chándal y comprarse unas zapatillas cómodas, como por ejemplo las tan de moda zapatillas balancín de mujer, y lanzarse a correr.

Combatir el estrés, fortalecer los músculos, mejorar la salud de nuestro corazón, trabajar nuestra capacidad respiratoria… El running tiene un sinfín de beneficios para nuestro cuerpo. Sin embargo, como ocurre con cualquier deporte, antes de comenzar su práctica es importante informarse sobre las precauciones y, sobre todo, las indicaciones que debemos tener en cuenta a la hora de practicarlo. De hecho, según un estudio sobre la “Percepción y hábitos de los corredores y corredoras españolas”, la falta de preparación de los runners es una constante, ya que 9 de cada 10 no toman las medidas necesarias de prevención y asesoramiento, lo que puede acarrear consecuencias indeseables.

En este artículo os dejamos algunos de los consejos más importantes para poner en práctica si decidimos comenzar a practicar este deporte:

 

  • Analizar nuestro estado de salud: si padecemos alguna enfermedad o hace tiempo que no realizamos un control médico es importante que antes de ponernos a correr consultemos a un especialista, que nos hará las pruebas necesarias y valorará cuál es nuestro estado de salud y cómo podemos practicar este deporte sin correr ningún tipo de riesgo

 

  • Una buena alimentación: la comida es uno de los aspectos más importantes en nuestra vida, ya que de ella dependerán buena parte de nuestro estado de salud y también de ánimo. Una alimentación variada y equilibrada es básica para poder experimentar el bienestar. En el caso de las personas que practican deportes como el running, uno de los consejos esenciales es no salir a correr en ayunas. Al menos dos horas antes de salir a correr, el runner deberá haber realizado una de las 3 comidas principales del día. Son recomendables los lácteos, los cereales, las frutas (en el desayuno), legumbres, hidratos de carbono y carne exenta de grasa (al mediodía y por la tarde-noche). Además, la hidratación es otro de los puntos indispensables, durante toda la jornada, así como durante la propia práctica deportiva.

 

  • Una vestimenta adecuada: es completamente necesaria para prevenir muchos tipos de lesiones. El calzado, por ejemplo, es fundamental. A la hora de comprarlo deberemos tener en cuenta nuestro peso, nuestra transpiración, la clase de zancada que realizamos, etc. En el mercado encontramos numerosos modelos: desde los más clásicos a los más modernos que facilitan la práctica del running.

 

  • Un plan de entrenamiento: como en cualquier deporte, la práctica deportiva debe estar controlada. Es importante que establezcamos un calendario con el número de días por semana que queremos correr, la duración de cada sesión, la zona por la que nos moveremos, la intensidad, etc.

 

  • El calentamiento y los estiramientos: antes y después de cada práctica ayudarán a que nuestro cuerpo se prepare para correr en buenas condiciones y evitará que suframos tirones, esguinces, pinchazos y todo tipo de lesiones leves.

 

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS