¿Cómo salir a correr con tu perro?

¿Cómo salir a correr con tu perro?

Todos sabemos que salir a entrenar con un compañero aumenta la motivación y las probabilidades de ser constante en tu entrenamiento. Sin embargo, encontrar un compañero para correr que te motive y que no te falle en ninguna sesión es muy difícil. El compañero perfecto para correr siempre está listo y nunca dice: “Hoy estoy cansado”, “Estoy enfermo” o “Hay fútbol esta noche”.

Puedes mirar los beneficios de ejercitarse regularmente en Nutrición Sin Más.

Entonces, ¿por qué mejor no preguntarle a tu amigo fiel? Ese que siempre está feliz de verte y nunca se queja, además tiene un montón de energía para gastar. Así es, estamos hablando de tu amigo con 4 patas.

Pero solo porque él o ella no se queja o abandona, no quiere decir que puedas ignorar la intensidad del entrenamiento. Sigue estos consejos para que tu mejor amigo canino pueda ser el mejor compañero para correr que has tenido.

 

Habla con tu veterinario

 

“No empiece un programa de ejercicios sin consultar con su doctor”. Es la frase que podrás encontrar en casi todas las hojas de inscripción en los gimnasios y es por una buena razón. Esta advertencia no solo aplica para ti sino también para tu perro. Debido a que los perros no se quejan como lo hacemos nosotros, ellos pueden tener un problema de salud y tú ni enterado.  

Asegúrate de decirle a tu veterinario que planeas salir a correr con tu perro, para que pueda tomar mayor atención a su corazón, pulmones y articulaciones.

 

Conoce su raza

 

Algunas razas de perro están mejor adaptadas que otras para correr largas distancias. Shepherds, terriers, retrievers, y otras razas están adecuadas para correr largas distancias, mientras otras no. Si tienes un perro pequeño que probablemente puedas llevar en una cartera, es aconsejable que solo caminen.

Puedes averiguar en internet o consultar con tu veterinario si la raza de tu perro lo hace un compañero perfecto para correr.

 

Aumenta la intensidad gradualmente

 

Mientras tal vez quieras salir a correr como Rocky Balboa ni bien sales, puede ser una mala idea para tu mascota. Como cualquier persona, un perro que no se ha ejercitado anteriormente necesita empezar de manera gradual. Las patas de los perros son muy sensibles y deben adecuarse gradualmente a la distancia a recorrer.

 

Cuida sus patas

 

Mantente atento al tipo de superficie por la cual vas a correr. Aceras calientes, hielo derretido, vidrios y carreteras en mal estado pueden causar daños a las patas de tu mascota. Si tu perro empieza a limpiarse o lamerse las patas, detén el entrenamiento de inmediato.

Hasta que se vendan zapatillas de correr para perros, debes revisar que sus patas estén en buen estado antes y después de cada salida a correr.

 

Mantenlo hidratado

 

Un buen consejo para ti y tu cachorro: Asegúrate que tu compañero beba agua antes y después de salir a correr. Si planeas salir a correr largas distancias, es ideal que lleves agua contigo. Cuando tu perro se canse, buscará agua para beber en los charcos. Es mejor no permitirlo ya que esta agua contiene tóxicos y está contaminada, lo que puede hacer que tu perro se enferme.

 

Escucha lo que te está diciendo

 

Los perros no pueden hablar, pero la espuma en la boca, jadeos fuertes, ojos vidriosos y ralentización son signos de que tu perro está siendo sobreentrenado y debe descansar. Pero no te preocupes, no será mucho antes de que tú seas el que esté jadeando y necesitando un descanso.

 

Recuerda sus necesidades

 

Ten presente que tu perro puede estar acostumbrado a hacer sus necesidades al salir. Es parte de la vida. Dependiendo del lugar en el que vivas, puedes recibir una buena multa por no recoger las necesidades de tu mascota.

“Pero estoy en medio de un entrenamiento” es una excusa que probablemente no funcione con la policía.

 

Usa una correa semi-ajustada

 

Con una correa podrás tener a tu perro bajo control y te seguirá el ritmo. Evita usar correas retractiles. Estas proveen mucho espacio entre tu compañero y tú y pueden enredarse. Una correa no tan larga les brindará el espacio adecuado de distancia.

 

Limpieza post-entreno

 

La humedad y suciedad del pavimento puede quedarse entre las patas de tu compañero, esto puede causar irritación o, peor aún, alguna infección. Limpiando las patas de tu perro con un trapo suave con jabón, después de cada salida a correr, prevendrá este problema.

Esperamos que con estos consejos ambos puedan disfrutar el deporte de salir a correr. Recuerda hacer chequeos de salud a tu perro cada cierto tiempo y no olvides darle como recompensa su comida preferida después de cada entrenamiento.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS